Buscar en el sitio
Ingrese la palabra a buscar o parte de ella - No colocar frases- Ayuda

"Una mirada distinta de la realidad,
ni mejor ni peor, solo distinta"
Escobarsite.com.ar - - Gracias por visitarnos - Desde el 12 de Abril de 1998 en la red


El Tiempo
Nuestros videos
El Face de Los Loros
Home | volver

Opinión | El ojo del loro | Escobar, 07 de agosto de 2017

N de R / 17 de Agosto de 2017 / Capitán General Don José de San Martín

El legado de San Martín


El bronce que aun enseña


compartir:

por Jorge Carusso
@escobarsite



Hace exactamente 40 años escribí mi primera editorial sobre San Martín, que salió publicada en "La Guía de Escobar", periódico quincenal que imprimíamos con Federico, el hermano de Tilo Wenner en los talleres gráficos de El Actual.
Puse como título "El más encumbrado de nuestros libertadores". Los militares me citaron al despacho del intendente -José María "Pirulo" Casanova- y, luego de insultarme profusamente, amenazarme de muerte y otras cosas que olvidé, me preguntaron: " (...) quienes son los otros libertadores?".

Poco importa quienes son los otros, porque son tantos que nunca podríamos enumerarlos. Desde los granaderos hasta todo el pueblo puntano, pasando por Cabral y las mujeres mendocinas, sin olvidar a los clásicos patriotas, incluyendo a la mismísima Rosa Capuzano entre otros.
Pero él fue sin duda el más encumbrado.

En un nuevo aniversario de la desaparición física del Libertador, su herencia más importante para el país continúan siendo los valores por los que vivió, peleó y murió. Tal es así que aún después de muerto sus enseñanzas siguen guiando a los probos y aterrorizando a los mediocres.

José de San Martín es una de las figuras históricas más importantes de América del Sur. Es conocido como el libertador de Argentina, Chile y Perú, y las fuerzas controladas por él fueron decisivas para obligar a los imperialistas españoles de estos países durante el siglo 19 a retirarse, y asegurar la posterior independencia de América del Sur.

Cuando tenía menos de diez años, mi padre me lleva a la capital y al pasar frente a la catedral, sin previo aviso, ingresa y se para frente a la urna que guarda los restos del libertador: "Ves, ahí descansan los restos mortales del padre de la patria", me dice sin anestesia.
Casi muero. El bronce alguna vez fue de carne y hueso.

El año pasado, a hurtadillas, una clase dirigente asustada envía una corona con un empleado. Hoy, poco ha cambiado. O quizás mucho según desde donde nos paramos para ver... con el cuidado suficiente de no caernos al agua que lo separa de su gente, triste recordatorio de sus últimos días en Boulogne sur Mer.

A ciento sesenta y siete años de la muerte del Padre de la Patria, sus frases celebres se agigantan por nuestro propio achicamiento.
Nuevos héroes fabricados de barro como el mítico Golen de la Cábala aparecen para que le pongan las instrucciones en la boca.

Pero San Martín no siempre fue de bronce. Eso lo hace más grande aún. Esa es su gran virtud.
No fue un superhéroe, fue un humano común, que sangraba, sufría y padecía los males que padecemos todos.
Pero entonces, como pudo un hombre común, de carne y hueso hacer lo que hizo?
¿Que se perdió en el tiempo para que ya no haya más San Martines entre los hombres y mujeres que rigen los destinos de nuestra castigada patria?
¿Que parte no entendimos de su legado?.

Cuanto bien nos haría una cadena nacional desde el mas allá con una arenga de esas que daba a sus soldados antes de salir al campo de batalla. Claro que acá la batalla es con nosotros mismos y nuestros propios fantasmas, por lo tanto la espada nunca saldrá de su funda.

"Estoy firmemente convencido que los males que afligen a los nuevos Estados de América no dependen tanto de sus habitantes como de las constituciones que los rigen. Si los que se llaman legisladores en América hubieran tenido presente que a los pueblos no se les debe dar las mejores leyes, pero sí las mejores que sean apropiadas a su carácter, la situación de nuestro país sería diferente." San Martín

En una palabra... deberíamos escuchar mucho mas y quizás, solo quizás no necesitábamos una fuente que nos separe sino un puente que nos una.

 


::Breves
(...)
Ver mas...


::Recomendado







© Prohibida su reproducción sin la autorización de los autores intelectuales.

Los artículos publicados en la columna de opinión son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de los editores de este portal











DECLARADO DE INTERES MUNICIPAL - dec. 462/99 - Propiedad de WebSitio de Argentina - (c) Hecho el deposito que establece la ley Nº 11723 - RNPI Nº 915167 / 2011

WebSitio de Argentina