Buscar en el sitio
Ingrese la palabra a buscar o parte de ella - No colocar frases- Ayuda

Salud/emergencias gestion publica Opinion Actividad legislativa salud Actualidad Politica




"Una mirada distinta de la realidad,
ni mejor ni peor, solo distinta"

El Sitio de Escobar - Prov. de Bs. As. - Argentina

En el año de su 20º Aniversario
Desde el 12 de Abril de 1998 en la red


Menú rápido | ir abajo
Farmacias de turno en Belen
HOME  

A 5 años de la muerte de Jorge Rafael Videla
reproducimos la nota opinión
publicada el 17 de Mayo de 2013

Murió Jorge Rafael Videla

El Símbolo del mal

"No me puedo alegrar con la muerte de Videla porque de hacerlo me parecería a él"


compartir:
por @jorgecarusso para @escobarsite

Aunque me digan que este no es un muerto cualquiera, en última instancia es ahora solo eso, un muerto mas que pasa a engrosar las necrológicas, pero reconozco que en vida supo encarnar, por merito propio, el mal en su máxima expresión.

Conocí a Videla allá por septiembre del 76 ó 77, no puedo precisar a esta altura de los tiempos precisamente en cual de los años. Fue para la inauguración de la Fiesta Nacional de la Flor.
Luego del acto protocolar, se realizó la recorrida por los pabellones. Recuerdo perfectamente ir caminando a solo unos pasos por detrás de la comitiva. Junto a él estaba Luis Brussi , incondicional anfitrión que supo recibir importantes recursos por parte de las fuerzas, por aquel entonces gobernantes.

Éramos pocos los que cubríamos el evento. Cerca de mi estaba la emblemática fotógrafa Elsa Serrano que en muchas oportunidades garantizó mi integridad física en tiempos complicados. Ahora es fácil ser valiente.

En uno de los serpenteos que hacen los caminos dentro de los pabellones, me adelanto y quedo frente al militar devenido en presidente. Cara a cara.
Estaba vestido con ropa de civil, Pelo engominado, bigote recortado y muy prolijo en todo su atuendo.

Resaltaba del entorno sonriente por su actitud inexpresiva, fría e inanimada. No despertaba nada. Solo su mirada penetrante hacia notar que estaba ahí.

Levanté la Agfa Sillete y "dispare" una toma, solo una, porque la custodia me desplazó de inmediato.
Pude congelar un momento de nuestra historia. Uno de tantos que después ronda nuestra mente sin encontrar donde fijarse.
Con el tiempo perdí la foto... pero tiene poca importancia si nos ponemos a pensar en todo lo que hemos perdido.

El pasado 24 de marzo,(se refiere la nota al 2013) en circunstancias de la inauguración de la Plaza de la memoria, pudimos hablar con el intendente y casualmente, como hecho premonitorio, le pregunto si estábamos libre de hechos de autoritarismo y desde una óptica particular sostuvo que: "debemos dejar que la naturaleza haga su trabajo...".

Pero no basta con que la naturaleza haga su trabajo, porque desmalezar de plagas va más allá de un trabajo natural. Nuestra pasividad puede ser peligrosa.

Aquel que supo tener la vida y los bienes de los argentinos en su mano terminó sus días como cualquier mortal. Me equivoco, cualquier mortal que supo cultivar valores expira rodeado de sus seres queridos y amigos.

¿Habrá peor castigo que morir solo?

Me pregunto que habrá pensado o soñado este personaje siniestro de nuestra historia contemporánea en la soledad de su celda. ¿Habrá muerto realmente solo o por el contrario en su derredor, miles de almas atormentadas acompañaron su encierro hasta el último minuto de su vida?
Nunca sabremos los secretos que se llevó a la tumba y esa es nuestra batalla perdida, aunque en definitiva él y todo lo que representa perdió la guerra. Bueno... es lo que espero.

Cuenta la historia criminalística británica que un asesino serial había sido condenado pero nunca pudieron lograr que confesase que había hecho con sus victimas. Ya en la cárcel sus gritos escalofriantes retumbaban en cada rincón de la fría y oscura estructura carcelaria. Pasado un tiempo terminó atado a una cama de un hospital psiquiátrico. Su tormento lejos de terminar se agudizo significativamente, hasta que un día exhausto confesó. Una a una las victimas fueron localizadas, identificadas y restituidas a sus seres queridos.
Ya tranquilo retornó a la soledad de su celda. Cuenta su carcelero que días antes de morir el asesino le confiesa que los fantasmas de sus victimas lo visitaban diariamente, rodeando su cama y pidiéndole que diera el paradero de sus cuerpos.

¿Como pudo Videla vencer los fantasmas del pasado? ¿Será su compulsiva lectura de libros sagrados que lo abstraía llevándolo a lugares imaginarios? O por el contrario, sí fue visitado, pero a diferencia del convicto británico su horror no permitía arrepentimiento y los fantasmas se fueron con él para darle tormento eterno.

El autoritarismo deja marcas en nuestro ADN social que florece cuando las condiciones lo permiten. Un Caballo de Trolla cargado con lo peor de la especie humana que una y otra vez aparece a lo largo de la historia.
El autoritario, inseguro y pobre de argumentos, necesita que el otro "desaparezca" para no oponer residencia a sus arbitrariedades. Ya sea con armas, con dinero o con tácticas psicológicas.
Nos arrinconan con discusiones binarias obligándonos a tomar partido en cruzadas que desconocemos por completo. Siempre el fantasma de algún hipotético enemigo que viene por nosotros justifica su accionar.

¿Acaso estamos seguros que con Videla muere el autoritarismo?

Nada empezó ni termina con Videla. Es solo una de las caras del autoritarismo. Si no nos queda claro esto corremos el riesgo de bajar la guardia. De no tomar en cuanta los alerta que emite el sistema.
La naturaleza hará su trabajo, de eso estoy seguro. Pero mientras ella se lleva las hojas secas del autoritarismo nosotros debemos plantar semillas de tolerancia para las nuevas generaciones. Solo así podremos ganarle a los falsos predicadores que con el relato en una mano y el garrote en la otra nos dicen como vivir.

 


::Breves
(...)
Ver mas...


::Recomendado







© Prohibida su reproducción sin la autorización de los autores intelectuales.

Los artículos publicados en la columna de opinión son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de los editores de este portal











DECLARADO DE INTERES MUNICIPAL - dec. 462/99 - Propiedad de WebSitio de Argentina - (c) Hecho el deposito que establece la ley Nº 11723 - RNPI Nº 915167 / 2011

WebSitio de Argentina