"Una mirada distinta de la realidad, ni mejor ni peor, solo distinta"

El Sitio de Escobar - Prov. de Bs. As. - Argentina


Desde el 12-04-1998
en la red

Menú rápido | ir abajo

Enlace Patrocinado::::

A 50 años de:

La conquista de la luna
"La noche que no dormí"


Cuando el hombre puso el pie, por primera vez en la luna, no solo realizó la hazaña más grande de la historia, sino que al mismo tiempo nos confirmó como real algo que hasta minutos antes y por miles de años, solo fue una imagen que colgaba del cielo

 


20 de julio de 2019
compartir:
por @jorgecarusso para @escobarsite


El miércoles 16 de julio a las 9 y 32 horas de argentina toda la atención del mundo estaba puesta en Cabo Kennedy. Se encendieron los poderosos motores del Saturno V, ese monstruo de fuego de 111 metros de largo y casi 3000 toneladas de peso, que permitiría poner en orbita a los tres viajeros y a los módulos necesarios para ir, alunizar y volver de la luna.
Así se inicia la gran conquista del hombre. Un millón de personas fueron testigo presencial y gran parte del planeta lo vio en TV. Aun hoy sigue siendo una hazaña.

Unos días después, el domingo 20 de julio de 1969, pegado al televisor con toda mi familia - al igual que mis vecinos y gran parte del mundo- pude ver al Águila alunizar.
A las 22 horas y 56 minutos con 20 segundos Neil Armstrong puso su pie en la luna. Lo siguió Edwin Aldrin a las 23 y 15 y a 100 km. por encima Michael Colling gira en espera del rescate.
Luego me llevé la Spica a la cama y seguí la transmisión toda la noche. Solo El Roger-beep al soltar el pulsador daba una ficticia sensación de conversación, lo demás era una mezcla de estática, modulación empastada y ruidos espaciales -como gorgojeos- que lejos de desanimarme, aumentaban mi fantasía.

Aunque las transmisiones no tuvieron en cuenta el lado pobre del planeta, Argentina pudo hacer uso de las flamantes antenas de Balcarce - aun no inauguradas- para poder captar la transmisión en vivo del alunizaje pero no las del despegue.

"Primero fue un sueño, luego un hombre en el espacio. Un ser humano que abandona el confort de su casa para adentrarse en lo desconocido. Después vinieron los paseos espaciales atados a un cordón umbilical artificial que lo mantiene con vida. Mas tarde llegaron los acoplamientos, ensayos y cálculos complejos. Sin olvidar los accidentes fatales y las mascotas sacrificadas.
Y por último...el día en que el sueño se hizo realidad, empujado por toda la especie humana que se sintió partícipe de una hazaña que comenzó con Julio Verne y culminó con la pisada de Armstrong en suelo lunar".

Mandatarios, artistas y personalidades varias se hicieron eco de tamaño logro con sentidos mensajes tanto para los astronautas como para el mundo todo. El papa, que siguió el acontecimiento desde su despacho, elogió el coraje de los exploradores. Salvador Dalí observó:"Es significativo que en el momento que la humanidad ha descendido al nivel mas bajo de la historia, la tecnología llega a su punto culminante".
En retrospectiva, fue interesante recordar el mensaje del presidente de facto Juan Carlos Onganía, (66-70) que podría sorprender a cualquier lector desprevenido que desconociese su origen.

Apague la Spica y me dormí para ser parte del sueño y hoy desperté en el futuro un tanto defraudado.

La frontera final que tanto pregonaba "viaje a las estrellas" se hace rogar y el derrame de la tecnología espacial se limitó no mucho mas que al teflón del sartén.
Después de 50 años, lejos de volar, los autos siguen atados al cemento y al petróleo, y los domos que cubren las ciudades no son de vidrio sino de smog y desigualdades.
Con el pasar del tiempo, la luna volvió a ser para las nuevas generaciones, esa cosa que cuelga del cielo.

Hoy sin la spica en el oído pero inmerso en un todopoderoso WIFI que todo lo sabe, pienso en las palabras de Dalí y me lo imagino declarando: "Es significativo que después de 50 años la humanidad sigue estancada viviendo de sus logros del pasado".
Me convenzo solo, que el hombre viene de las estrellas y que por eso quiere volver a ellas y hago mías las palabras de Wayne Dyer que "el cielo es el límite" pero por otra parte me asusta el recuerdo de como terminaron todos los conquistadores que quisieron tener mas territorios de los que pudieron alambrar.

 


También puedes leer: |

Notas relacionadas:


Buscador interno de material en archivo

Opinión | NdeR | Sociedad | Notas conmemorativas | Interés General

 

 



© Prohibida su reproducción sin la autorización de los autores intelectuales.
Los artículos publicados en la columna de opinión son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de los editores de este portal







Enlace Patrocinado:::::::



DECLARADO: de interés Municipal - dec. 462/99 - de interés Legislativo - Resolución 1728/19 - (c) Hecho el deposito que establece la ley Nº 11723 - RNPI Nº 915167 / 2011 - Ver. 3.0- 2019