"Una mirada distinta de la realidad, ni mejor ni peor, solo distinta"

El Sitio de Escobar - Prov. de Bs. As. - Argentina


Desde el 12-04-1998
en la red

Menú rápido | ir abajo

Enlace Patrocinado::::

La hazaña del GC-83 "RIO IGUAZU"

Raúl Ibáñez, héroe de Malvinas

 


9 de julio de 2010
compartir:
por @jorgecarusso para @escobarsite


Terminado el oficio religioso que efectuara el padre Luis Grassi en la Parroquia de Matheu por la conmemoración del día de la Independencia, la comitiva que estaba reunida en el lugar se dirigió hasta el palco oficial.
Junto a mi fue caminando Raúl Ibáñez, luciendo su impecable traje de gala como la circunstancia lo amerita.
El sol radiante de una hermosa mañana de invierno se reflejaba victorioso en el pecho de este ex combatiente que hinchado de orgullo se veía cubierto de medallas.

Cuenta la historia que el 6 de abril de 1982 zarparon de Buenos Aires, afectados a las operaciones en Malvinas, los Guardacostas GC-82 "ISLAS MALVINAS" y el GC-83 "RIO IGUAZU". Aunque por sus características estructurales y autonomía, no estaban preparados para una navegación oceánica de esa envergadura, las dos naves se dirigieron al teatro de operaciones.
Arriban a las islas el 13 de ese mes, tras romper el día anterior el bloqueo militar aeronaval impuesto por los ingleses y el asedio de un submarino nuclear.
La travesía que ya fue una hazaña en sí misma dadas las terribles condiciones meteorológicas que enfrentaron por 600 millas de mar abierto, en medio de una furiosa tormenta, con olas de siete metros.

Llevaron a cabo, entre otras, las tareas de acompañamiento en navegación a buques de bandera Argentina, practicaje de buques nacionales a través de la zona minada en el acceso a Puerto Argentino, apoyo y logística, patrullajes de reconocimiento casi permanentes, diurnos y nocturnos, en la bahía interior de Puerto Argentino y en la bahía exterior (Puerto Groussac), tareas de búsqueda y rescate, especialmente de los pilotos que se eyectaban de sus aviones y caían al mar.
Armados con dos ametralladoras Browning calibre 12,7 mm. montadas en popa sobre ambas bandas, cada uno de ellos navegó más de 1500 millas entre las islas, con tripulación propia y a veces con buzos tácticos que realizaban tareas de su especialidad con el apoyo de nuestras naves.

Bajo el mando del Subprefecto Eduardo Adolfo Olmedo, el guardacostas "Río Iguazú", zarpó el 22 de mayo muy temprano con destino a Puerto Darwin transportaba personal y material del Ejército Argentino (Dos cañones desarmados de una tonelada cada uno), cuando a las 8.25 horas, fue atacado por dos aviones Sea Harrier, con fuego de sus dos cañones de 30 mm, que produjeron mortales averías en el casco.
Al repeler la embestida con fuego propio, perdió la vida el Cabo 2º Julio Omar Benítez.
Aunque los motores seguían funcionando, el Cabo 2º Raúl Ibáñez tuvo que subir a cubierta por que la sala de máquinas se inundaba.
Olmedo le da instrucciones que dejara las bombas de achique funcionando solas, que el trataría de encallar el buque contra unas rocas.
Ibáñez nos narraba que el agua de la perforación hecha por el disparo de Harrier golpeaba el techo del compartimiento de la sala de máquina.
Al ver a su compañero muerto, Ibáñez lo sacó de su puesto desatando la correa que lo sujetaba a la ametralladora y al grito de Subprefecto Eduardo Olmedo "Hacelo Mierda" espera que el Harrier se acomode desde atrás por la estela del buque y es entonces cuando nuestro humilde vecino de Matheu entra a la historia por la puerta reservada para los verdaderos héroes que en los momentos extremos evidencian la vocación de servicio y el arrojo por encima de cualquier mezquindad.

El Harrier venía a dar el golpe de gracia a un pequeño y casi inofensivo enemigo, pero se encontró con una obsoleta ametralladora empuñada por el Cabo 2º Raúl Ibáñez que no tenía intenciones de entregarse fácilmente.

La ráfaga de municiones de la ametralladora Browning calibre 12,7 mm le pego de lleno y el avión "SEA HARRIER" serie ZA192 del Escuadrón 800, tripulado por el Capitán de Corbeta Batt paso humeando a metros de las antenas del Guardacostas, dio un leve giro y cayo al mar, convirtiéndose en el único Sea Harrier abatido por una unidad de superficie. El otro en primera instancia intento atacar pero luego tomo una acción evasiva dándose a la fuga posiblemente hacia el portaaviones "Hermes".


Resultaron heridos en la acción el Oficial Principal Gabino 0. González, el Ayudante de 3ra Juan José Baccaro y el Cabo 2º Carlos Bengochea.

Prácticamente inutilizado, el buque fue embicado en una isla al este de Puerto Darwin, donde bajaron las pocas pertenencias, el cuerpo de Benítez y los heridos. Pasaron mas de un día hasta que los vio un helicóptero y les hizo seña que esperaran.
Luego otro los vino a rescatar pero no quería llevar los bolsos y menos el cuerpo del abatido. Sus compañeros se negaron a subir y ante esa firme actitud el piloto accedió a subirlo.

Como ejemplar muestra del espíritu que animaba a nuestros héroes debe destacarse que, por un profundo sentido en la preservación de la Fe y de los símbolos de la Patria, en pleno combate se rescató la imagen de la Santísima Virgen Stella Maris, que permanecía intacta en su puesto del puente de mando, y el pabellón nacional.

El 24 de mayo a las 18 horas el cabo Benítez fue inhumado en Puerto Darwin con las honras fúnebres correspondientes. Formó personal superior y efectivos del Ejército y de la Fuerza Aérea, además de los tripulantes del Guardacostas "Río Iguazú'.
Con fecha 22 de mayo de 1982 Benítez fue promovido "post mortem" al grado de Cabo 1º , distinguiéndose su accionar con la medalla "La Nación Argentina al Muerto en Combate".

A las banderas de ambos guardacostas se les otorgó posteriormente la distinción "Operaciones de Combate", "Prefectura en Malvinas" y una condecoración de la provincia de Santa Fe, consistente en una medalla con la inscripción "El Gobierno y el Pueblo de la Provincia de Santa Fe a la Bandera que Combatió en el Atlántico Sur 1982".

El pabellón del Guardacostas "Río Iguazú", a su vez, mereció la distinción de "Honor al Valor en Combate".

El Cabo Ibáñez, que en las primeras descripciones hidalgamente quisiera atribuir el mérito de derribar el avión a su camarada muerto en acción, recibió la máxima condecoración que entonces se otorgó: "La Nación Argentina al Heroico Valor en Combate".

El personal que resultó herido fue distinguido con la medalla "La Nación Argentina al Herido en Combate", y todos los que participaron en las Islas Malvinas y en los espacios aéreos y marítimos fuera de las doce millas náuticas del continente recibieron el distintivo "Operaciones en Malvinas" y "Prefectura en Malvinas".

La pequeña imagen de Stella Maris, Patrona de la Prefectura Naval Argentina, venerada a bordo del GC83 "Río Iguazú" y que tanto lo protegiera, se encuentra rescatada en el atrio de la Capilla Nuestra Señora de la Esperanza, sede de la Capellanía de la Prefectura Naval, en Puerto Madero.

Los dos guardacostas se quedaron para siembre en las islas como mudos custodios del cabo Benítez a la espera de ser devueltos al continente solamente con el juicio de los justos.

Acompañé a Raúl Ibáñez hasta el Palco Oficial, lo deje en la escalinata y me fije como cuidadosamente se ubicó en el fondo, mire alrededor y tome conciencia de con que liviandad usamos la terminología "héroes" que al igual que con el uso de antibióticos nos deja inmunes y cuando necesitamos aplicarlos verdaderamente parecen que no cumplen el efecto necesario.

Gracias Raúl.

 


Notas Relacionadas

También puedes leer:

 

 



© Prohibida su reproducción sin la autorización de los autores intelectuales.
Los artículos publicados en la columna de opinión son de responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el pensamiento de los editores de este portal







Enlace Patrocinado:::::::



DECLARADO: de interés Municipal - dec. 462/99 - de interés Legislativo - Resolución 1728/19 - (c) Hecho el deposito que establece la ley Nº 11723 - RNPI Nº 915167 / 2011 - Ver. 3.0- 2019